Budo no es Deporte

Llegará un día y me temo que no muy lejano en el que los practicantes que nos empeñamos en mantener la tradición y los valores del Karate Do, seamos bichos raros, actualmente somos un pequeño islote entre una inmensa tramoya que ha convertido este sublime arte en un mero deporte de contacto. Cuando nos ven ejecutar un Kata también nos dicen que eso no es Karate, raro es que lo llamen Karate do, que no hacemos la respiración sonora como las locomotoras de vapor, que trabajamos las posiciones naturales con ritmos personalizados, que hacemos Katas raros que no están en la lista oficial, en definitiva el problema es que hacemos otra cosa y quizás el único parecido es el Karategui, no obstante a mi me parece bien que ellos sigan su camino si es lo que les gusta, perfecto. Pero con eso no se conforman el asunto es juzgarnos.
 Recuerdo afortunadamente  hace ya mucho tiempo tuve la osadía y asistí a un campeonato promesas, un alumno de mi escuela hizo un Kata propio del estilo Shito Ryu como es Shinsei ichi, era una chica que no llevaba la coletita perfecta ni el karategui almidonado para que suene mas y arañar unos puntitos, era una chica normal que iba a expresarse a través de su kata. El arbitro muy en su papel, con el arrojo propio de un joven de unos 18 años se me acercó y me dijo, creo que es alumna suya, “ Ese kata no existe, no puedo valorarlo, además a dicho el nombre del Kata muy bajo”, reconozco que me quede perplejo entre otras cosas porque ese arbitro practicaba mi escuela Shito Ryu, por lo tanto no sabia ni de oídas que ese kata lo creo Mabuni Kenwa con antesala de los katas de naha de mayor dificultad. Creo que esa anécdota fue un punto de inflexión en mi camino en el budo, me dio que pensar.

Entendí que la vía del Karate do es  personal para cada ser humano y que la carrera es de fondo, hay que mantener las enseñanzas del verdaderos maestros para que otras generaciones puedan recibirla. Ese duro trabajo es el que nos queda a los que seguimos aprendiendo de las fuentes del Budo.
El maestro Hatano Yoshiharu º dan de Dento Shito Ryu Karate do, en pocas palabras lo resume perfectamente:

Para entender el verdadero significado tiene que entender el contexto en el que nació. 
El conjunto de artes marciales se llama Budo. 
Analizando los ideogramas que componen la palabra usted encuentra que su significado es: «Camino para detener la violencia». Este es el espíritu que animó el nacimiento del Karate. Por desgracia, ahora todo ha cambiado. 

En la mayoría de las escuelas de Karate hace un amplio uso de palabras tales como el respeto, la Tradición, la antigua disciplina, el arte de la Defensa, son palabras sin sentido, vacías, porque estas escuelas se basan en un concepto, para ganar un partido que tiene que enviar a firmar más ataques que resultan en más puntos. 
Todo gira alrededor de la articulación, cualquier vídeo kumite (lucha) en youtube para ver eso. 
Esta enseñanza no sólo es éticamente incorrecta, pero, paradójicamente, se ha convertido en lo contrario de lo que los antiguos maestros querían enseñar. 

Lo que buscamos es el verdadero Karate do, en sus  orígenes,
El derecho que tiene toda persona para salvar su vida y la de los demás. 

Salvarnos de la violencia física a través de una multitud de técnicas con la confrontación física mínima. 

Salvarse de la violencia de la enfermedad al mantener su cuerpo saludable. 

La relación entre “Shin” espíritu, “Gi” técnica y “Tai” cuerpo

1. El karate y la búsqueda del “vacio”. El karate como “kun-shi no ken, “puño del hombre sabio”

En la época de mi padre, se hacia la comparación entre el karate y el zen, que dio la expresión ugoku zen, “zen realizado”: en el zen, la búsqueda del “muga”, “El vacío y el no-yo”, es llevado a la práctica a través de la meditación en posición za-zen, “zen sentado”, mientras que en el karate, esta búsqueda se hace a través del entrenamiento marcial. Sigue leyendo